EM: en el punto de mira de la angioplastia venosa

Vicente Ibáñez y Rafael Gómez Medialdea

Vicente Ibáñez y Rafael Gómez Medialdea, en la reunión de Flebología celebrada en Málaga. (DM)

La angiología y cirugía vascular podría haber encontrado un nicho terapéutico dentro del control de la Esclerosis Múltiple (EM). El debate está servido y se centra en el uso y utilidad de la angioplastia venosa en esta neuropatía. El cirujano vascular Ignacio Sánchez-Nevárez, del Hospital La Fe, de Valencia, indica que “está comprobado que la existencia de obstrucciones venosas puede afectar de forma indirecta a los órganos y tejidos circundantes.

Asimismo, en los pacientes con EM se aprecia en ocasiones un aumento de lesiones venosas intra y extracraneales, visibles”.

  • Algunos profesionales reconocen abiertamente que no es una terapia neurológica, pero sí evidencian mejoras en ciertos síntomas asociados a la EM

Todo ello, ha llevado a pensar a numerosos investigadores de diversos países que determinados problemas venosos podrían influir en la evolución de la EM, debido a su estrecha relación, según se ha puesto de manifiesto en el último congreso nacional del Capítulo Español de Flebología y Linfología (CEFyL), de la Sociedad Española de Angiología y Ciurgía Vascular, celebrado en Málaga, bajo la organización de Vicente Ibáñez, presidente del CEFyL, y Rafael Gómez Medialdea, presidente del Comité Organizador del encuentro, y jefe del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga.

Más evidencia  
No obstante, también existen voces discordantes como la de Bonaventura Casanova i Estruch, neurólogo y coordinador de la Unidad de Esclerosis Múltiple del Hospital Universitario La Fe de Valencia: no existe la suficiente evidencia científica para relacionar la EM con la insuficiencia venosa crónica cerebroespinal y beneficiarse, por tanto, del tratamiento. A su juicio, “no se ha demostrado ninguna relación entre las alteraciones de la EM (afectación de la corteza cerebral,la atrofia cerebral progresiva desde el principio de la enfermedad, la afectación difusa cerebral o la infiltración por las células T y B, entre otras) y los hallazgos vasculares relacionados con la patología venosa”.

Calidad de vida
Otros datos a favor son los de Héctor Ferral, profesor de Radiología en la Universidad North Shore en Illinois, Estados Unidos, basándose en resultados con la angioplastia venosa en EM. “A 124 casos tratados se les explicó que no era un tratamiento para la EM, pero que sí podía mejorar su calidad de vida. “Las lesiones venosas en EM son reales, aunque de etiología desconocida”. Defiende la seguridad terapéutica, “siempre que se haga de forma adecuada, pues en algunos países se practican angioplastias venosas en condiciones que no siempre son las más deseables”.

[pullquote]Un 25% de españoles está afectado por algún tipo de insuficiencia venosa[/pullquote]

Cerca de un 25 por ciento  de la población española sufre algún tipo de insuficiencia venosa, según los últimos datos que han aportado los profesionales de la angiología y la cirugía vascular reunidos en Málaga. No es de extrañar, por tanto, que los avances se reproduzcan constantemente, sobre todo en lo que a nuevas tecnologías, eficaces y poco invasivas, se refiere.

Así por ejemplo, aparecen nuevos avances en el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica por síndrome postrombótico, apartado en el que se valoran las cualidades del sulodexide como protector endotelial en lesiones ulcerosas, gracias a la reducción de la inflamación de las células endoteliales y a su actividad como antiagregante plaquetario, disminuyendo así la trombosis en los capilares.
En lo que se refiere a pacientes oncológicos, se ha presentado en Málaga el desarrollo de un documento de consenso sobre la Prevención y tratamiento del tromboembolismo venoso (TEV) en el paciente oncológico, entre la  CEFyL y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), para recoger la experiencia que tienen en trombosis oncólogos, cirujanos vasculares e internistas implicados en el cáncer y el TEV.

Fuente: Diario Médico.

Enhanced by Zemanta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s