Explicación de porqué la EM es más frecuente en mujeres que en hombres

IMAGEN: Una imagen de tejido de un cerebro femenino (izquierda) afectado por la esclerosis múltiple (EM) , muestra que el cerebro tiene niveles mucho más altos de un receptor de los vasos sanguíneos (en rojo) .Credito: Robyn Klein

La diferencia recientemente identificada entre los cerebros de hombres y mujeres con esclerosis múltiple (EM), puede ayudar a explicar por qué hay un mayor número de mujeres frente a los hombres que contraen la enfermedad,gracias a un informe de los investigadores de la Escuela Universitaria de Medicina de Washington en St. Louis .

En los últimos años, el diagnóstico de la EM ha aumentado más rápidamente entre las mujeres, que contraen la enfermedad casi cuatro veces más que los hombres. Las razones no están claras, pero el nuevo estudio es el primero en asociar una diferencia de sexo en el cerebro con la EM.

Los hallazgos aparecen  en la revista Journal of Clinical Investigation del  8 de mayo del 2014.

El estudio en los ratones y las personas, los investigadores encontraron que las mujeres susceptibles a padecer la EM producen niveles más altos de una proteína receptora de los vasos sanguíneos, S1PR2, que en los hombres y que la proteína está presente en niveles aún más altos en las áreas del cerebro que  normalmente daña le enfermedad.

“Nuestros estudios genéticos nos llevaron derechos a este receptor “, dijo el autor principal Robyn Klein, MD, PhD. “Cuando nos fijamos en su función en los ratones, se encontró que se puede determinar si las células inmunes se cruzan los vasos sanguíneos en el cerebro. Estas células producen la inflamación que conduce a la esclerosis múltiple.”

Un fármaco para la EM en investigación actualmente en ensayos clínicos bloquea otros receptores de la misma familia de proteínas, pero no afecta a S1PR2. Klein recomienda que los investigadores trabajen para desarrollar un medicamento que desactive el  S1PR2.

En la EM, la inflamación causada  daña las células inmunes de una capa protectora que rodea las ramas de células nerviosas en el cerebro y la columna vertebral. Esto conduce a un mal funcionamiento de las ramas , interrumpiendo la comunicación de las células nerviosas necesarias para las funciones normales del cerebro, como el movimiento y la coordinación.

Para la nueva investigación, Klein estudió un modelo de ratón de la esclerosis múltiple en la que las mujeres contraen la enfermedad con mayor frecuencia que los varones. Los científicos compararon los niveles de actividad de los genes en los cerebros de hombres y mujeres. También analizaron la actividad genética en las regiones del cerebro femenino que EM daña y en otras regiones del trastorno por lo general no daña.

Se identificaron 20 genes que estaban activos en los diferentes niveles en las regiones cerebrales femeninas vulnerables. Los científicos no saben lo que 16 de estos genes hacen.Entre los genes restantes,destacó  el aumento de la actividad de S1PR2 , los investigadores sabían por estudios anteriores, que la proteína que los  regula en las células y moléculas,  pasa a través de las paredes de los vasos sanguíneos.

Experimentos adicionales mostraron que el S1PR2 abre la barrera sangre-cerebro, una estructura en los vasos sanguíneos del cerebro que regula estrechamente los materiales que se cruzan en el cerebro y líquido cefalorraquídeo. Esta barrera normalmente bloquea las sustancias potencialmente dañinas entren en el cerebroAbriéndolo, probablemente permite que las células inflamatorias que causan la EM aentren en el sistema nervioso central.

Cuando los investigadores analizaron muestras de tejido cerebral obtenidas de 20 pacientes fallecidos, se encontraron mayor concentración de S1PR2 en los cerebros de los pacientes con esclerosis múltiple que en personas sin el trastorno. El tejido cerebral femenino,  también tenía niveles más altos de S1PR2 que el tejido cerebro masculino. Se encontraron, que los niveles más altos de S1PR2 en el cerebro de dos pacientes mujeres cuyos síntomas describían un patrón que los científicos llaman recaídas, en la EM remitente.

Klein está colaborando con los químicos para diseñar un trazador que permitirá a los científicos monitorizar los niveles S1PR2 en los cerebros de las personas.  Espera que esto conduzca, a una mayor comprensión de cómo el S1PR2 influye en la EM.

“Este es un primer paso muy interesante para resolver el misterio de por qué las tasas de EM son mucho más altas en las mujeres y en la búsqueda de mejores formas de reducir la incidencia de este trastorno y de control de los síntomas”, dijo Klein, profesor asociado de medicina.

Estudio completo:

http://www.jci.org/articles/view/73408

Fuente: http://news.wustl.edu/news/Pages/26889.aspx

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s