Zemanta Related Posts Thumbnail

Información para empleados que tienen esclerosis multiple

¿Debo Trabajar?

El trabajo productivo puede ser parte de una vida plena que satisface — y la esclerosis múltiple ( EM) no significa el final de ser productivo. Así que la contestación es sí. Si Ud. lo desea… debe trabajar. La verdadera pregunta es cómo, dónde y qué tipo de trabajo Ud. podrá hacer.

Si no puedo con mis síntomas, ¿cómo voy a poder trabajar? Muchas personas se marchan del trabajo recién diagnosticados o cuando tienen el primer ataque de síntomas graves (exacerbación). Toman una decisión durante un periodo de crisis.

El 40% de las personas que padecen esclerosis múltiple siguen trabajando 20 años después de la aparición de los primeros síntomas. En la actualidad, existen fármacos, nuevos tratamientos y una importante sensibilidad social con los afectados por la enfermedad. Todo ello hace que abandonar el empleo no sea siempre la primera opción. La clave está en el propio paciente. Nadie conoce mejor que el paciente los síntomas de la enfermedad y cómo puede manejar las crisis. Esto debería darle los elementos para tomar una decisión. Lo más importante es que, si ese es su deseo, siga trabajando.

El diagnóstico y la convivencia con EM no implican necesariamente la salida de la persona de su rol laboral como trabajador activo. En contra del estigma social asociado, la EM no es siempre una enfermedad discapacitante ni excluyente de una participación laboral activa. El trabajo es uno de los pilares fundamentales que conforma la identidad de la persona, aportando las vivencias de seguridad, utilidad, vínculo, relación, participación social, etc. Por eso, el abandono del empleo no es  la única alternativa. En función de tus características personales, tu EM, los síntomas, y tus intereses laborales podrás elegir las oportunidades de continuidad de tu trabajo o encontrar aquellas que sean las más óptimas para ti. Nadie mejor que tú conoce tu enfermedad. Busca información individualizada sobre tu caso. Puedes encontrarla en entidades sociales especializadas en EM.   Si tras valorar las alternativas decides dejarlo, es una opción igualmente válida. Es importante para tu bienestar que continúes llevando una vida participativa socialmente en relación a la familia, los apoyos sociales, ocio, aficiones, etc.

Las personas con EM tienen toda la vida para vivir con una enfermedad que varía de manera imprevisible, puede producir síntomas diferentes a través del tiempo y no siempre deja a uno discapacitado. Toma tiempo descubrir cómo se pueden manejar los síntomas, y si le afectarán en su trabajo o la carrera que desea seguir. Si Ud. está trabajando y necesita tiempo para recuperarse de una crisis, averigüe en su trabajo sobre la política de ausencia por enfermedad, la cobertura del seguro por discapacidad a corto plazo que provee ausencia del trabajo sin paga. Una vez que la crisis se resuelva, Ud. puede empezar a explorar sus opciones. Casi siempre es más fácil volver al trabajo que buscar un nuevo trabajo.

En la mayoría de casos, el diagnóstico de la esclerosis múltiple se da cuando el paciente sufre una crisis importante de síntomas. Por ello, es muy normal que esto suceda durante una baja laboral, o que esta se solicite poco después de que el médico haya diagnosticado la enfermedad.

Yo me recuperé de un ataque, pero no puedo hacer las cosas que podía hacer antes. Esto es un problema muy individual, pero no es un problema que una persona con EM tiene que enfrentar solo. Antes de hablar con su empleador (patrono) sobre sus limitaciones o necesidad de ayuda especial, obtenga el consejo de un profesional.

Recientemente me han diagnosticado Esclerosis Múltiple:

¿Tengo la obligación de contarlo en mi empresa?

Cuando se diagnostica una enfermedad se trata de un momento crítico que puede llevar a pensar al afectado si, a partir de ese momento, va a tener una consideración diferente y si su carrera profesional se va a ver limitada.   No existe la obligación de comunicar la EM salvo en los supuestos en que la disminución afecte al trabajo concreto que se desempeña y si afecta a la seguridad, tanto propia como de los demás trabajadores.   Si no se dan estos supuestos, es de la absoluta discreción del empleado el comunicar si está afectado por una enfermedad o no.   En unas circunstancias ideales de comprensión por parte de la dirección y por parte de los compañeros, es recomendable dar a conocer la enfermedad, porque podrás obtener la ayuda de los demás.

Y si decido contarlo… ¿cómo y a quién se lo cuento?

Es posible, que sientas ciertos temores a comunicar en tu empresa que estás diagnosticado de EM. Estos miedos habitualmente, están relacionados a la reacción del otro/a y a posibles consecuencias o repercusiones. Hay personas que por ocultar el diagnostico sienten una carga estresante que repercute de forma muy significativa en su día a día. Es aquí, donde podría ser conveniente contarlo dando oportunidades a tu entorno de ayudarte siempre que lo necesites. No obstante, la decisión de comunicarlo o no, sólo te pertenece a ti.

Tus circunstancias personales, las de tu empresa, la relación con tu jefes/as y tu compañeros/as, tu contrato de trabajo y tus necesidades en el puesto serán algunos de los factores que influyan en tu toma de decisiones. Si la decisión de contarlo viene determinada por la introducción de alguna mejora en tu entorno laboral que facilite la realización de tu trabajo en las mejores condiciones (adaptación del entorno laboral, horario,…etc.) será competencia de los profesionales de prevención, de recursos humanos o de los superiores directos facilitar estas herramientas.

 ¿Puedo solicitar a mi empresa que adapten mi puesto de trabajo? ¿A quién puedo dirigirme?

Las medidas de prevención laboral a favor de los trabajadores establecen que los lugares de trabajo deberán acondicionarse para que puedan ser utilizados de manera adecuada por el empleado en todos los aspectos (puestos de trabajo, puertas, vías de circulación, escaleras, higiene, etc.). Los equipos de trabajo han de ser adecuados a la labor que se realiza y deben garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores. Por lo tanto, la respuesta es evidentemente afirmativa.

Sin perjuicio de lo anterior, el Texto Refundido de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social, establece un límite, y es que la adaptación suponga una carga excesiva para el empresario, a tal efecto se tendrán en cuenta las posibles ayudas o subvenciones públicas que pueda recibir el empresario, así como los costes financieros y de otro tipo que la adaptación implique y el tamaño y el volumen de negocio total de la empresa. En las Empresas de más de 50 trabajadores es preceptiva a la existencia de un Comité de Seguridad y Salud, por lo que deberemos dirigirnos a este organismo o en su defecto al Empresario.

El empleado no tiene que divulgar el diagnóstico específico para obtener la protección inicial bajo la ley de prevención de riesgos laborales (PRL). Sin embargo, un empleado debe comunicar que tiene una discapacidad para poder pedir el acomodo. El empleado deberá explicar las medidas que le permitirán mantener su productividad a pesar de su condición médica. El empleador puede requerir más información y/o un diagnóstico médico.

¿Cuáles son algunos ejemplos de acondicionamiento de puesto de trabajo razonables? Los más comunes son:

Horario flexible

Privilegios en el  parking

Equipo o programas que mejoran la ejecución del trabajo.

Combinar periodos cortos de descanso en uno largo.

 ¿Puede la empresa decidir cambiarme el puesto de trabajo? Si es así, ¿pueden cambiar mis condiciones salariales y laborales?

La empresa puede cambiar el puesto del trabajador siempre que se mantenga dentro del mismo grupo profesional del Convenio Colectivo, si dicho cambio es necesario a efectos de adaptar las limitaciones del trabajador al desempeño del trabajo. En cualquier caso no estamos ante un nuevo contrato, debiendo respetarse todas las condiciones laborales del trabajador incluido el salario.

¿Puedo solicitar reducción de jornada?

Legalmente no está prevista esta posibilidad de solicitud unilateral por parte del trabajador de la reducción de su jornada, excepto que el Convenio Colectivo que sea de aplicación tenga alguna mejora a este respecto. No obstante lo anterior, se puede pactar con el empresario la conversión del contrato a tiempo parcial, a efecto de adaptarlo a las necesidades del trabajador, pero se requiere el consentimiento del empresario.

Tengo movilidad reducida y dificultades para utilizar el transporte colectivo para acudir al trabajo ¿Puedo solicitar en mi empresa, la cual tiene aparcamiento privado, una plaza para personas con movilidad reducida?

Si la Empresa cuenta con plazas de aparcamiento privado, a efectos de evitar ningún tipo de discriminación, debe poner a disposición del trabajador plaza de aparcamiento, cuando disponga de la misma.

Si tras realizar la comunicación del diagnóstico proceden a la extinción de mi contrato de trabajo ¿Qué pasos puedo seguir?

El mero hecho de estar diagnosticado de EM no es motivo de extinción del contrato. No obstante, cuando haya una ineptitud para el desempeño del trabajo, la legislación actual prevé la posibilidad de extinción del contrato de trabajo. El artículo 52.1 del Estatuto de los Trabajadores prevé como causa de extinción contractual la ineptitud del trabajador sobrevenida con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa.

Despido por causas objetivas.

Dicha ineptitud puede ser debida a un déficit físico o a una capacidad intelectual disminuida, que derive en una aptitud inferior a la media normal, de carácter permanente y que afecte a las labores contratadas.

La carga de la prueba de que existe dicha causa corresponderá a la empresa y acarreará una indemnización a favor del trabajador de 20 días por año de servicio con un máximo de 12 mensualidades.   En el supuesto que Ud. no estuviera de acuerdo con el despido y demandara frente al mismo, si la empresa no pudiera acreditar la ineptitud sobrevenida, la cual, viene a ser interpretada de manera restrictiva por la jurisprudencia, el despido podría ser considerado improcedente. Y si se entiende que el despido ha sido discriminatorio, podría ser declarado nulo.

Sin perjuicio de lo anterior, el hecho de padecer EM bajo ningún concepto es motivo de extinción del contrato, excepto que la enfermedad suponga una limitación en el desempeño del trabajo, y siempre dentro de los límites legales referenciados en los párrafos anteriores.

En consecuencia, si la causa última del despido ha sido únicamente el hecho de padecer una discapacidad, ello tendría la consideración de actuación discriminatoria y puede suponer la declaración de nulidad del despido. Para asesorarse puede recurrir a un despacho profesional especializado en Derecho del Trabajo.

Los pasos a seguir para impugnar dicho despido serían la presentación de una papeleta de conciliación ante el Servicio de Mediación y Arbitraje Competente (SMAC), en el caso de la Comunidad de Madrid. Posteriormente y si no hay posibilidad de alcanzar un acuerdo ante dicho Servicio de Mediación, habrá que presentar demanda judicial impugnando el despido. Los plazos para demandar por despido son muy breves, tan sólo 20 días hábiles (es decir excluidos sábados, domingos y festivos), por lo que la actuación debe ser rápida para presentar la demanda en plazo. En caso contrario caducará nuestro derecho. En la jurisdicción social, cuando el demandante es el trabajador en la primera instancia, no hay abono de tasas judiciales.

Tengo Esclerosis Múltiple y estoy buscando empleo ¿Tengo que comunicar mi diagnóstico en la entrevista?

Al trabajador no se le puede exigir la comunicación al empleador de toda limitación funcional a la que esté afecto. Sólo, y en aras al principio de buena fe contractual, deben comunicarse aquellas limitaciones que puedan incidir de forma significativa y objetiva sobre los requerimientos propios de la profesión para la cual se le pretende contratar.

¿Es cierto que si trabajo aumentará el estrés?

Las personas con EM a veces oyen que se debe dejar de trabajar para controlar el estrés. El desempleo puede no curar el estrés, al contrario, estar desempleado puede causar más estrés. La relación entre el trabajo y el estrés es compleja. Solo Ud. puede determinar si trabajar es apropiado.

Cada persona es la mayor especialista en sus síntomas y entenderá mejor que nadie cómo gestionar las crisis cuando se produzcan. Pero para ello es necesario que se pase un breve periodo de aprendizaje. Es recomendable que no se tome ninguna decisión con precipitación. Es importante recordar que si se abandona de forma definitiva el puesto de trabajo y después se quiere trabajar, conseguir un empleo nuevo resulta más difícil. Además, en algún caso, el desempleo puede provocar aún más estrés.

Tener una enfermedad crónica que potencialmente puede causar discapacidad como la EM causa estrés, pero una relación directa entre el estrés y la aparición o el progreso de la EM no se ha establecido a pesar de haberse realizado muchos estudios clínicos. La Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple sugiere que se aprenda a controlar el estrés inevitable en su vida con asesoría, grupos de apoyo, ejercicio, aprendiendo como usar el tiempo eficientemente, mejorando la alimentación y yendo a clínicas de bienestar general. También pueden ser muy efectivas las técnicas como el yoga, la visualización, la meditación, y la bio retro-alimentación.

Mas información: Enlace.

Fuente: nationalmssociety.org y portalempleofemm.org

2 pensamientos en “Información para empleados que tienen esclerosis multiple”

  1. Hola Suso,
    sin lugar a dudas este punto de la enfermedad (al igual que otras de evolución crónica) es algo fundamental en la vida de las personas que la sufren. Actualmente, en nuestra sociedad, existen leyes que amparan al trabajador en este aspecto y pienso que es importante que se conozcan y explicarlas. Por desgracia, no en todos lo trabajos se tienen igual de presentes ni las jefaturas tienen la sensibilidad necesaria para ello.
    Un abrazo

    1. Hola Francisco, efectivamente como dices, algunas empresas no tiene esa sensibilidad ante las enfermedades incapacitantes, pero gracias a esos derechos que amparan a los trabajadores, se hacen valer los mismos.Estar bien informado es fundamental en esos casos.

      Un abrazo muy fuerte. Gracias.

      Suso.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s