Zemanta Related Posts Thumbnail

Lo que debes saber sobre el Fingolimod en la esclerosis múltiple

Fingolimod (GILENYA) es un FAME oral  que en algunos países está aprobado para el uso en primera línea (es decir, como alternativa al IFNβ o acetato de glatiramer), mientras que en otros está aprobado para la EMRR de rápida evolución o para aquellos pacientes con EMRR que continúan sufriendo una enfermedad altamente activa mientras reciben IFNβ.

Estos pacientes se pueden definir como aquellos que no respondieron a un tratamiento completo y apropiado de interferón beta (normalmente al menos un año de tratamiento). Los pacientes deben haber tenido al menos un brote en el año anterior mientras seguían la terapia y tener al menos 9 lesiones hipertensas en T2 en la IRM craneal o bien al menos 1 lesión realzada con gadolinio.

La EMRR de rápida evolución se define por 2 o más brotes discapacitantes en un año y con más de una lesión que realza con gadolinio en la IRM o un aumento significativo en el volumen lesional en T2 en comparación con una IRM anterior reciente.

Al ser el primer FAME oral disponible en la mayoría de los países, el fingolimod supone una nueva opción para los pacientes que hasta ahora debían autoadministrarse su IFN o acetato de glatiramer, o asistir a centros de atención ambulatoria para recibir infusiones (p. ej., natalizumab). Si bien es sustancialmente más conveniente, una terapia oral requiere de la misma cantidad de “compromiso” por parte del paciente. La concordancia con el tratamiento indicado es igualmente importante y los pacientes deben continuar tomando el FAME “con seriedad”. En una encuesta reciente recogida en EE. UU., fingolimod fue la FAME con el porcentaje más alto de pacientes que según los neurólogos estaban “Muy/extremadamente satisfechos” con el tratamiento (31,0 %). También se valoró el cumplimiento como del 94 %.

El fingolimod funciona bloqueando reversiblemente la salida de los ganglios linfáticos de una gran proporción de linfocitos (que participan en el ataque autoinmune) y, consecuentemente, su entrada en el sistema nervioso central. Al interrumpir la terapia, los recuentos de linfocitos vuelven a la normalidad, y se pierden los beneficios de la terapia.

 

Eficacia
Se han realizado dos ensayos clínicos con gran número de pacientes para evaluar el fingolimod (FREEDOMS y TRANSFORMS).


Un ensayo comparó el fingolimod con placebo durante 2 años en pacientes con EMRR que en su mayor parte ya habían recibido tratamiento. Este ensayo comunicó una reducción del 54% en la tasa anualizada de brotes en comparación con el placebo y una reducción de un 48% en los brotes confirmados en los dos años del estudio. Después de dos años, el 70% de los pacientes que habían recibido 0,5 mg de fingolimod no habían tenido brotes en comparación con el 46% de los pacientes tratados con placebo. También hubo una reducción en la actividad en la IRM medida por la cantidad de lesiones en T2 nuevas y agrandadas (promedio de 2,5 en comparación con 9,8) y por el número de lesiones en T1 que realzaban con gadolinio (promedio de 0,2 en comparación con 1,1); también hubo una pérdida significativamente menor de volumen cerebral con fingolimod.

Además, en un ensayo de 1 año (TRANSFORMS), el fingolimod fue superior al IFNβ-1a IM una vez por semana en cuanto a la tasa anualizada de brotes y a otros resultados de IRM.

Los pacientes que completaron este estudio recibieron la opción de continuar en un estudio de extensión para recibir 0,5 mg de fingolimod. Los que recibían IFNβ-1a fueron reasignados a fingolimod y los que estaban asignados a fingolimod continuaron con esa terapia. Después de un año en este estudio de extensión, las tasas de brotes y la actividad inflamatoria en las IRM fueron significativamente inferiores en aquellos que tomaron fingolimod por el periodo completo de dos años, en comparación con los que fueron reasignados a fingolimod.


En los dos ensayos clínicos se probó otra dosis de fingolimod (1,25 mg); sin embargo, se detectó que esta dosis no era más eficaz que la dosis de 0,5 mg, y estuvo asociada a un aumento del riesgo de efectos adversos.

Efectos Adversos
Los efectos adversos más comunes durante la terapia con fingolimod incluyen infección por el virus de la gripe, cefaleas, tos, diarrea, alteraciones en la función hepática (aumento de ALT) y dolor de espalda. Otros efectos adversos que fueron más frecuentes con fingolimod que con placebo incluyen: disnea, hipertensión, bronquitis, visión borrosa, migraña, linfopenia y leucopenia.

Debido a que se comunicaron disminuciones transitorias en la frecuencia cardiaca en algunos pacientes, si bien en raras ocasiones con la dosis de 0,5 mg, se recomienda que los pacientes queden en observación durante 6 horas después de tomar la primera dosis por si aparecen signos de bradicardia y hospitalizarlos si se presentan síntomas hasta que se resuelvan. Si bien el actual SmPC europeo para fingolimod recomienda la observación de signos y síntomas de bradicardia, en otros países se recomienda realizar una monitorización mediante ECG.

Recientemente, en una carta de seguridad dirigida a profesionales sanitarios de Europa emitida por Novartis, se realizaron algunas recomendaciones para el periodo de observación de 6 horas:

• Debe realizarse un ECG de 12 derivaciones al inicio y al alta
• Monitorización continua mediante ECG para la observación de 6 horas después de la primera dosis
• Evaluaciones de la presión sanguínea y frecuencia cardíaca al menos una vez por hora.
También se hicieron recomendaciones específicas de continuar la evaluación en pacientes con signos y síntomas de bradicardia o alteraciones en el ECG. Algunos centros pueden haber adaptado estas recomendaciones y desarrollado protocolos internos.
Se debe advertir a los pacientes que reciben fingolimod que deben notificar cualquier signo o síntoma de bradicardia (p. ej., mareo, ahogo) de inmediato a su enfermera especializada en EM o médico.
También se ha comunicado edema macular en una pequeña proporción de pacientes (0,4% con 0,5 mg en el programa de desarrollo clínico). Como resultado, los pacientes requieren un examen ocular de 3 a 4 meses después de comenzar la terapia o si se producen trastornos visuales durante la terapia. Los pacientes con diabetes o antecedentes de uveítis también requieren un examen ocular antes del tratamiento.

Si se sospecha edema macular, se debe interrumpir el tratamiento ( el edema macular es una afección indolora caracterizada por edema o engrosamiento de la retina central. Usualmente, pero no siempre, está asociado con visión borrosa o distorsionada). El edema macular se resolverá, por lo general, una vez que se deje de administrar fingolimod. Sin embargo, es importante programar una derivación inmediata si existe incertidumbre acerca de si los síntomas de un paciente concreto sugieren edema macular o bien una neuritis óptica relacionada con su EM.

Otros exámenes que pueden requerirse antes o durante la terapia con fingolimod incluyen un test de embarazo negativo previo, estudios de la función hepática, el estado serológico frente a varicela zóster, hemograma y presión arterial. Además, los pacientes pueden tener un mayor riesgo de infecciones respiratorias, por lo que se les debe advertir que informen todo síntoma de infección a su médico o centro de EM.

Las vacunas pueden ser menos efectivas durante y hasta 2 meses después del tratamiento con fingolimod. El uso de vacunas vivas atenuadas debe evitarse durante este tiempo.

Tal como se resume, existe una cantidad de evaluaciones necesarias antes de tomar fingolimod, cuando se toma la primera dosis y durante el seguimiento de rutina.
Además, los pacientes percibirán que tomar un medicamento oral es más fácil y más directo y, por supuesto, no requiere de una inyección. Sin embargo, si bien el fingolimod es una terapia oral, al igual que otros FAME, puede estar relacionado con efectos adversos y se requiere seguimiento y control, además de un nivel de compromiso por parte del paciente de ser concordante/adherente con el tratamiento.

La enfermera  tiene un papel importante en la comunicación de los beneficios de una terapia oral (en términos de conveniencia) y en la explicación del paciente de los posibles efectos adversos a los que deben estar atentos, y de los signos y síntomas que deben informar de inmediato a su enfermera especializada en EM, médico, o a ambos.

Mas información: Aquí.

 

Fuente: msnurse

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s