Tipos de fatiga en la Esclerosis Múltiple. Recomendaciones.

Si usted tiene EM, hágase la siguiente pregunta: ¿Interfiere la fatiga con mis actividades diarias o con la calidad de mi vida? Si la respuesta es que sí, se lo debe decir a su médico. ¿Existen distintos tipos de fatiga? Sí. El próximo paso es descubrir el tipo que usted tiene.

Existen dos tipos generales de fatiga. Es posible que uno de estas tipos esté directamente relacionado, o no, con la EM:

Resultado de imagen de la fatiga en la esclerosis multiple

La Fatiga crónica y persistente — Un aletargamiento o lasitud que limita sus actividades y que dura más de seis semanas, más de 50% de los días, durante alguna parte del día.

La Fatiga aguda — Un aletargamiento que limita sus actividades y que surgió (nuevo) o empeoró notablemente en las últimas seis semanas. La fatiga aguda puede ser un aviso de que otros síntomas de EM están a punto de empeorarse. Piense sobre sus niveles de energía en las últimas semanas. Puede que le sea conveniente tomar en cuenta cómo se siente por unas semanas, simplemente tomando notas en un calendario. Luego revise las dos descripciones anteriores de la fatiga. ¿Cuál de las dos se ajusta más a usted? Dígale a su médico el tipo de fatiga que usted cree que tiene y por qué. Cada tipo de fatiga tiene diferentes causas y tratamientos. Se deben explorar todas las causas posibles antes de considerar a la fatiga como relacionada con la EM.

¿Qué causa la fatiga?

Aunque la fatiga es común en la EM, puede que la EM no sea la razón o la única razón por la que usted esté cansado. Muchos factores pueden causar o contribuir a la fatiga. Estos incluyen:

Otras condiciones médicas. Incluso algo tan simple como una infección leve puede robarle la energía.

Las condiciones del tiempo. El calor hace que uno se sienta como si se estuviera sancochando y la humedad puede hacer que los efectos del calor sean peores. Ambas cosas se multiplican más a la gente con EM. El calor y la humedad se miden juntos para obtener el “índice de calor” que se menciona en los boletines meteorológicos.

Los medicamentos. Algunos medicamentos pueden causar fatiga como efecto secundario. Asegúrese de que su médico tiene una lista de todos los medicamentos que usted toma.

Los trastornos del sueño. Se refiere a la dificultad para quedarse dormido,mantenerse dormido o dormir bien (insomnio) que hacen que uno no se sienta “como nuevo” cuando se levanta. Un cuestionario sobre el sueño puede ayudar a su médico a establecer la causa de su fatiga.

El estrés. El estrés puede hacer que cualquier persona se sienta cansada y la EM puede hacer que la vida sea más estresante. Hay muchas cosas que pueden causar estrés: más exigencias de lo que uno puede satisfacer; conflictos con diferentes personas; interrupciones en la rutina; la muerte de una persona querida, un divorcio, u otras pérdidas grandes.

La depresión y la ansiedad. Los asuntos difíciles en su hogar o en su trabajo pueden agotarlo emocionalmente y físicamente. La depresión y la ansiedad son comunes en la EM. Si usted o las personas relacionadas con usted notan cambios en su humor o notan que usted pierde interés en ciertas actividades que anteriormente eran sus preferidas, asegúrese de decírselo a su médico.

El síndrome de Superhéroe. Es fácil exagerar la actividad física si uno no lo aumenta de forma gradual. Practicar deportes los fines de semana, trabajar en el jardín, la limpieza del hogar, haciendo los mandados así como ir de compras: pueden agotar su energía.

Resultado de imagen de la fatiga en la esclerosis multiple

¿Cuáles son los tipos de fatiga relacionada con la EM?

Existen varias categorías amplias:

La fatiga relacionada con problemas de movilidad. Con la EM, a veces, actividades comunes y corrientes toman tanto esfuerzo físico que son agotadoras. Esto aplica en especial a personas que tienen debilidad en las piernas.

 La fatiga relacionada con problemas respiratorios. A veces la EM puede afectar la respiración y cuando esto sucede, hasta las actividades más simples pueden agotar. Esto se aplica en particular a las personas que tienen los síntomas más serios de la EM.

Fatiga primaria de la EM. Este es un diagnóstico de eliminación. Después de que todas las otras causas de fatiga se hayan eliminado o no se haya tratado con éxito, se pude decir que es fatiga primaria de la EM.

¿Cómo se trata la fatiga relacionada con la EM?

Los problemas de movimiento y de respiración Su médico llevará a cabo un examen de la manera en que usted se mueve y respira. Puede que eso incluya examinar:

Su fuerza.

La coordinación de sus músculos (cualquier problema, incluyendo ataxia).

Su grado de rigidez o flexibilidad (espasticidad).

Cómo camina (su modo de andar).

Cómo se mueve de una posición a otra (traslado), especialmente cuando la persona se mueve de un asiento o se mueve a un asiento, como a una silla de ruedas o a un inodoro.

Si usa silla de rueda, cómo se mueve en ella.

Dependiendo de los resultados, puede que lo manden a un terapeuta ocupacional, fi sioterapeuta, o ambos para más evaluación.

Para la fatiga primaria de la EM primaria, su médico le puede sugerir medicamentos. Las medicinas prescritas para la fatiga ayudan a algunas personas pero no son un “cura-lo-todo” y no ayudan a todo el mundo. Uno de los medicamentos usados para tratar la fatiga de EM es la amantadine que viene en genérico y la modafinil cuyo nombre comercial es Provigil®. Ambos productos vienen en pastillas. Un estudio reciente pero muy pequeño sugiere que la aspirina puede ser beneficiosa para la fatiga primaria en la EM, pero se necesita hacer más estudios para confirmar estos hallazgos. La mayoría de los medicamentos recetados pueden tener efectos secundarios y algunos medicamentos no se deben mezclar con otros. Antes de que empiece a tomar un medicamento recetado, asegúrese que su médico tiene una lista actualizada de todos los medicamentos que usted está tomando. Eso incluye vitaminas, minerales y productos dietéticos o de hierbas.

La amantadina es una medicación antiviral usada para prevenir o tratar ciertas infecciones de gripe;También se administra como un complemento para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Se ha demostrado que este amantadina, a través de algún mecanismo desconocido, a veces es eficaz en el alivio de la fatiga en la esclerosis múltiple.

Resultado de imagen de amantadina

La dosis habitual para el tratamiento de la fatiga en la EM es de 100 a 200 mg al día, tomadas en la parte anterior del día con el fin de evitar la alteración del sueño.

El modafinilo es un agente de promocion de desvuelo aprobado para mejorar la vigilia en los adultos que se sienten somnolencia excesiva debido a la apnea obstructiva del sueño o trastorno del sueño turno de trabajo. Se utiliza fuera de la etiqueta en la EM para tratar la fatiga y la somnolencia.

Resultado de imagen de Provigil®

Si quieres saber mas:   Fatiga cognitiva.

Resultado de imagen de la fatiga en la esclerosis multiple

RECOMENDACIONES:

1. Descansar

Los descansos son una parte importante del manejo de la fatiga. Descansar puede prevenir que la persona afectada de EM llegue al agotamiento y deba interrumpir completamente una tarea y dejarla a medias. Planificar los descansos puede darle más control sobre la actividad y elegir los momentos de reposo y actividad.

Tomar descansos frecuentes es mejor que hacer un descanso largo después de finalizar la tarea. De esta manera, la persona con EM evita sentirse cansada. Descansar significa no realizar ninguna actividad. Leer una revista, mirar la televisión o hablar por teléfono es una tarea relajada pero no es realmente un descanso.

2. Priorizar

Establecer un orden de prioridades en la realización de tareas es un buen método para gestionar la energía a lo largo del día. Es importante conocerse a uno mismo y saber en qué momento del día se goza de mayor energía. Suele ser habitual levantarse muy activo y que la energía decaiga a medida que pasan las horas. Si es así, se recomienda empezar por las actividades más importantes a primera hora y tomarse el tiempo restante para las demás. De esta manera, la persona con EM puede ser responsable y evitar sentirse frustrada.

Para facilitar la priorización de tareas, se recomienda:

-Hacer una lista con las tareas que se dan en un día o en una semana.

-Marcar las tareas más importantes.

-Identificar aquellas tareas que se pueden descartar y aquellas que pueden realizarse con menor frecuencia.

Sobre las tareas que son más importantes, debemos pensar si:

-¿Se pueden hacer de forma más eficiente y sin consumir tanta energía?

-¿Se pueden hacer en algún momento diferente del día?

-¿Se puede pedir ayuda?

3. Delegar tareas

No hay nada malo en pedir ayuda. Contar con los demás es lógico si vivimos en sociedad. La familia, los amigos o los compañeros de trabajo pueden ayudar en la medida de lo posible a la persona con EM. La respuesta de la gente suele ser positiva.

Puede ser de utilidad preparar una lista de tareas con las que se necesite ayuda. En el momento de pedir ayuda es importante:

-Recordar por qué se pide ayuda para esta tarea.

-Dividir la tarea y pedir ayuda en aquellas partes de la tarea que sea necesario.

-Temporalizar la tarea, calcular el tiempo que se necesita para realizar y en qué momento del día debe estar hecha.

-Categorizar las tareas para el cuidado personal o del hogar para ayudar a decidir a qué personas pedir ayuda para cada tipo de tareas.

4. Planificación

Conocer bien las prioridades ayuda a planificar el día o la semana de manera más eficaz. La idea de hacer un plan diario o semanal es la de sentirse más confiado, marcando retos realistas i evitando sobrecargar la agenda.

Planificar el día incluye considerar momentos de descanso, así como momentos para dedicarse a pensar las tareas a realizar durante el día.

5. Organización del espacio

A veces, los cambios más simples pueden hacer del hogar un lugar adaptado al uso eficiente de energía. Algunos cambios del entorno, como los que se mencionan a continuación, no implican equipo especializado o alteraciones importantes y son de gran utilidad:

-Guardar al alcance los objetos utilizados con regularidad.

-Guardar juntos los objetos que se utilizan a la vez.

-Guardar en lugares altos los objetos ligeros e irrompibles que rara vez se utilizan.

-Guardar en lugares bajos los objetos pesados que rara vez se utilizan.

-Dejar las áreas de trabajo lo más ordenadas y desocupadas posibles.

6. Hacer ejercicio

Hacer ejercicio cuando uno se siente agotado es un reto. Sin embargo, realizar alguna actividad física aumenta el nivel de energía y la capacidad de resistencia. Cabe destacar que no todas las personas pueden practicar el mismo deporte o hacer el mismo tipo de ejercicio, por eso es importante que cada paciente hable con su médico o fisioterapeuta para elegir la mejor opción y adaptarla a su caso.

7. Postura corporal

Mantener una buena postura corporal y relajada es fundamental. Además de una postura erguida y simétrica, sentarse siempre que sea posible para hacer las tareas también ayuda a conservar energía.

8. Utilizar la tecnología

Bañarse, vestirse o cocinar son tareas cotidianas que pueden convertirse en misiones casi imposibles cuando se padece EM. Existe una gran variedad de dispositivos de asistencia que facilitan la ejecución de estas tareas, mejoran la eficiencia y la movilidad y pueden ayudar a las personas con EM a ahorrar energía. Algunos ejemplos de dispositivos de asistencia son las ruedas en el cubo de la ropa sucia o las aspiradoras de mango largo.

9. Controlar el entorno

Los elementos ambientales como la luz, la temperatura o la disposición de los muebles pueden facilitar las actividades o contribuir a aumentar la fatiga. Existen maneras de optimizar el gasto de energía regulando estos factores como, por ejemplo, evitar el calor, los espacios muy oscuros o excesivamente iluminados o distribuir los muebles del hogar para facilitar los desplazamientos.

10. Tratarse

Además de las estrategias enumeradas anteriormente, existen fármacos para tratar la fatiga. Hablar con el médico permitirá saber cuál es la mejor opción disponible.

11. Dormir

El 30% de las personas con EM tienen problemas para dormir por la noche, problemas que derivan en fatiga durante el día. Tratar los problemas que repercuten en el sueño, tales como la apnea del sueño, la disfunción vesical o la espasticidad, es importante para poder tener más energía durante el día.

Seguir estas recomendaciones es una buena forma de vencer la fatiga. A pesar de todo, cabe reiterar que es importante siempre contar con el seguimiento y control del médico, y consultarle las dudas que surjan antes de tomar decisiones que pueden afectar a la salud.

Fuentes:   www.nationalmssociety.org    y  www.healthcentral.com/multiple-sclerosis/cf/slideshows/8-ways-manage-fatigue-ms

Anuncios

2 Comments

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s