Ocrevus, redujo las respuestas vacunales de los pacientes.

Ocrevus, el recién llegado a la esclerosis múltiple de Roche, fue aprobado por la FDA el pasado mes de marzo con una advertencia sobre la inmunización. Ahora, los investigadores han reunido datos clínicos que demuestran que podrían debilitar la efectividad de ciertas vacunas.

En un estudio fase 3b patrocinado por Roche , los científicos examinaron más de 100 respuestas de pacientes con EM a vacunas contra el tétanos, gripe estacional, neumococo y un neoantígeno llamado hemocianina de lapa californiana, y compararon los datos entre aquellos en Ocrevus y los que no estaban con la droga. Al final resultó, que los pacientes que recibieron Ocrevus, mostraron niveles más bajos de respuestas inmunes a las vacunas en todos los ámbitos.

Resultado de imagen de ocrevus

Para ser específico, el suero tetánico indujo respuestas de anticuerpos en aproximadamente el 24% de los tratados con Ocrevus, en comparación con el 55% en aquellos que no estaban con el medicamento. Los títulos seroprotectores contra cinco cepas de influenza variaron del 55.6% al 80% en el grupo Ocrevus, en comparación con el 75% al ​​97% para los que no estaban con el medicamento.

“Este estudio muestra que mientras que las personas con EM tratados con ocrelizumab todavía pueden tener respuestas a la vacuna, no es tan fuerte como antes del tratamiento,” según el neurólogo Amit Bar-Or, MD, que presentó los hallazgos en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología 2018 en abril.

Estos resultados no fueron una sorpresa, principalmente por el mecanismo de acción de Ocrevus. Un anticuerpo monoclonal, Ocrevus reduce la actividad de las células B que expresan CD20 para reducir los ataques de EM. Debido a que las células B producen anticuerpos clave en la respuesta humoral, reducir su conteo podría significar que el sistema inmune debilitado, responda menos a las vacunas.

Estudio:

Los pacientes (N = 102) fueron aleatorizados 2: 1 en el Grupo A (n = 68), recibiendo una dosis única de 600 mg de ocrelizumab; o Grupo de control B (n = 34), sin terapia modificadora de la enfermedad o interferón beta.

 Todos los pacientes recibieron una vacuna que contiene toxoide tetánico, hemocianina de lapa californiana (KLH) y una vacuna antineumocócica polisacárida de 23 valencias (23-PPV).

En la aleatorización, el Grupo A se subdividió en los Grupos A1 (n = 33), recibió la vacuna de refuerzo neumocócica (13 PCV) 4 semanas después de 23-PPV y A2 (n = 35), recibió la vacuna contra la influenza estacional.

El grupo B recibió el mismo tratamiento que el grupo A2. Las vacunas en el Grupo A comenzaron 12 semanas después del inicio del tratamiento con ocrelizumab, y en el Grupo B el Día 1.

 

Resultados: La respuesta positiva (% de pacientes, definición de respuesta incluida en el póster) a la vacuna antitetánica a las 8 semanas fue del 23,9% en el grupo A (ocrelizumab) frente al 54,5% en el grupo B (control).

 La respuesta positiva a ≥5 serotipos en 23-PPV a las 4 semanas, fue del 71,6% en el grupo A (ocrelizumab) y del 100% en el grupo B (control). En el grupo A1 (ocrelizumab), la vacuna de refuerzo (13-PCV) no mejoró la respuesta a 12 serotipos en común con 23-PPV. La respuesta humoral al neoantígeno KLH disminuyó en el Grupo A (ocrelizumab) frente al Grupo B (control) en todos los puntos de tiempo medidos.

Los títulos seroprotectores a las 4 semanas contra cinco cepas de influenza (temporada 2015/2016 y 2016/2017) variaron del 55.6% al 80.0% en el Grupo A2 (ocrelizumab) y del 75.0% al 97.0% en el Grupo B (control).

 

En la indicación de Ocrevus, se les pide a los pacientes que se vacunen al menos seis semanas antes de comenzar el tratamiento. Y se recomienda, que no reciban vacunas vivas o atenuadas en vivo mientras toman la droga o antes de que sus niveles de células B vuelvan a la normalidad. ¿Cuánto tiempo será eso? En un estudio previo de 51 pacientes, la media del tiempo para la recuperación de células B, fue de año y medio.

Las respuestas de los pacientes tratados con Ocrevus a las vacunas, aunque más bajas, siguen siendo importantes, especialmente contra las infecciones estacionales como la gripe.

Parece seguro para los pacientes que toman ocrelizumab vacunarse, y es probable que la vacuna, les proporcione al menos algo de protección contra tales infecciones.

 

Fuente: Effect of Ocrelizumab on Vaccine Responses in Patients With Multiple Sclerosis

http://n.neurology.org/content/90/15_Supplement/S36.002

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s